Quickribbon mersey-beat: El quinto beatle

El quinto beatle


A lo largo de los años, se ha otorgado el calificativo de quinto beatle a muchos personajes. Desde antiguos integrantes de la banda (Pete Best o Stuart Sutcliffe), pasando por gente de su entorno (George Martín, Brian Epstein, Neil Aspinall, Derek Taylor, Billy Preston o Mal Evans) e incluso otros con efímeras apariciones como Andy White (batería en "Love me do" mientras se decidía quien sustituiría a Pete Best), Phil Spector (productor de "Let it be" ), Eric Clapton (guitarrista en "While my guitar gently weeps" ) o la mísmisima Yoko Ono.

Entremos a ver en detalle algunos de los aspirantes que merecen mayor consideración.

George Martin
En mi opinión, el mejor colocado para ocupar el distintivo de quinto beatle. Como productor de todos los discos de los Beatles (a excepción de "Let it be") participó activamente en el apartado creativo, contribuyendo notablemente en la creación de muchas de las obras maestras del cuarteto. Su formación como pianista y su pasión por la música clásica, le llevaron a introducir numerosos arreglos de cuerda (magnífico ejemplo es Eleanor Rigby) y composiciones sinfónicas. Además, fue el principal responsable de llevar a los Beatles por el camino de la experimentación de nuevos sonidos y estilos. En este sentido, su mayor logro fue producir el "Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band" (considerado el mejor album de la historia por muchos), toda una proeza técnica para la época en la que nadie había pasado de grabar en cuatro pistas y gracias a la innovación de Martin se llegaron a utilizar ocho canales. Incluso hoy en día muchos se preguntan cómo logró grabar un disco tan innovador con esos medios. La complicidad y el entendimiento entre los Beatles y él era total, sólo tenían que decirle cómo querían sonar y el mago Martin lo hacía posible.




Brian Epstein
Manager del grupo, los descubrió gracias a la gente que entraba en su tienda de discos preguntando por un nuevo grupo llamado "Beatles". Después de verlos actuar en The Cavern su destino quedaría por siempre ligado al grupo, llevándola a firmar por Parlophone tras cambiarles de imagen (cambió sus cazadoras de cuero compradas en Hamburgo por elegantes trajes). Una sobredosis de barbitúricos acabó con su vida en 1967 y marcó el principio del fin. El vació dejado por Brian daría vía libre a las desaveniencias entre los fab four hasta su irremediable disolución en 1970.












Billy Preston
Durante las sesiones de "Let it be" colaboró con la banda como teclista. Aunque conoció al cuarteto durante su estancia en Hamburgo (entonces actuaba con Little Richard), no fue hasta después de casi una década cuando a Harrison se le ocurrió invitarle a participar en unos temas. Las tensiones evidentes entre los miembros se suavizaban con su presencia, lo que propició una mayor participación de todos y un resultado final notable. La propia banda por aquel entonces llegó a considerarlo un quinto miembro. También colaboró en diferentes proyectos con The Rolling Stones, Eric Clapton, Bob Dylan, Aretha Franklin, The Jackson Five, Quincy Jones y Red Hot Chili Peppers.










Pete Best
Batería inicial del grupo desde 1959 hasta la primera grabación (no llegó a grabar Love me do). Fue George Martin quien pidió su despido por cuestiones técnicas, pues le parecía un batería mediocre. Durante la estancia de la banda en Hamburgo, Best solía desaparecer antes de sus actuaciones con lo que recurrían a un simpático batería que solía tocar en el mismo local, un tal Richard Starkey, conocido como Ringo Starr.
















Stuart Sutcliffe
Compañero de estudios de John, a pesar de no tener ni idea de tocar fue el primer bajista de los entonces conocidos como Silver Beatles. Su buena imagen parecía convencer a todos de su permanencia en la banda. Durante el período en Hamburgo inició una relación con la fotógrafa Astrid Kirchherr, hecho que finalmente provocó su separación del grupo. Con Stuart fuera, Paul asumió el papel de bajo y fue entonces cuando adquirió su peculiar instrumento en forma de violín.

En una reyerta en Liverpool, en la que se vió implicada la banda, recibió un golpe brutal en la cabeza, aunque no fue hasta casi un año más tarde cuando, a causa de una hemorragia cerebral, perdería la vida a los 21 años.





Neil Aspinall
Fue al colegio con Paul y George en Liverpool, trabajó como chófer y guardaespaldas de la banda, a la que transportaba en una furgoneta a los conciertos antes de que alcanzara la fama.
A medida que creció la popularidad de los Beatles, Aspinall pasó a ejercer de representante y confidente del grupo hasta 1968, cuando se convirtió en el gestor de Apple Corps.
Aunque aceptó ese cargo “sólo hasta que encuentren a otra persona”, acabó dirigiendo la discográfica desde 1970 hasta el 2007, cuando abandonó el puesto. Como jefe de Apple Corps, Aspinall produjo Beatles Anthology (1996-1996) y Beatles One (2000), entre otros discos de gran éxito.

Falleció en marzo de 2008 a los 66 años, víctima de un cáncer.







En definitiva, ya veis que hay personajes para todos los gustos y es que incluso Apu decía ser el quinto Beatle en un episodio de los Simpsons... que se ponga a la cola.


2 comentarios:

Tom/Shine. dijo...

Y Eric Clapton? Tocaba en "While My Guitar Gently Weeps", era amigo de todos, y sigue tocando en muchos tributos a los miembros de The Beatles.
See ya.

the eggman dijo...

Es cierto, además nadie como él ha hecho llorar jamás a una guitarra, pero quizá sea poco para considerarlo el quinto beatle. Yo, desde luego, me quedo con George Martin.